Taller con Godfrey Devereux

He aquí algunas reflexiones desde el taller de Yoga Dinámico con Godfrey Devereux al que asistí entre los días 6 y 9 de diciembre de 2012 en Madrid, en el Centro City Yoga. Aderezo las reflexiones con algunos vídeos de Godfrey Devereux practicando Yoga Dinámico.

  • Jueves 6, 10:00 a 13:00: El poder del movimiento en la práctica de posturas de Yoga
  • Jueves 6, 15:00 a 18:00: El poder de la quietud en la práctica de posturas de Yoga
 
Hoy, en el curso con Godfrey Devereux, hemos tenido dos sesiones muy complementarias. Por la mañana la sesión ha sido una indagación sobre el poder del movimiento y por la tarde sobre el poder de la quietud en la práctica de las posturas del Yoga. Por la mañana simplemente nos dijo "sé sensible y honra tu cuerpo". Y a partir de ahí empezamos a fluir sobre la esterilla por diversas series de movimientos (ullolas) investigando cómo enraizar mejor lo que tenía que ser enraizado, alargar lo que tenía que ser alargado (brazos, piernas, columna,...), ensanchar lo que podía ser ensanchado (bases de los dedos de las manos y de los pies) de forma que la práctica fuera segura para las articulaciones, punto débil que puede ser dañado en una práctica poco sensible de Yoga. Se nota que no están forzando las articulaciones cuando se muestran silenciosas, sin sensaciones desagradables.
Una práctica así es la que puede llevarnos a la genuina quietud de la postura de Yoga, una quietud no impuesta. Cuando esta quietud se le impone al cuerpo genera dureza y tensión. Las articulaciones están sufriendo y así es imposible relajarse, aunque tratemos de hacerlo respirando profundamente. Algo en nuestro cuerpo nos dice que no está bien. Pero cuando se accede a la quietud de la postura de Yoga, después de haberla preparado con el movimiento, y además se hace enraizando lo que haya de ser enraizado, alargando lo que haya de ser alargado y ensanchando lo que haya de ser ensanchado, entonces nuestro cuerpo está tranquilo porque las articulaciones no corren peligro, y nuestra mente podrá también silenciarse deleitándose en la postura, accediendo  ese deleite que no es resultado de nuestras acciones sino que es parte de lo que somos. Lo único que puede ser resultado de nuestras acciones, como la práctica de las posturas de Yoga, es ir reconociéndolo.
Así que el poder del movimiento en la práctica de las posturas de Yoga es prepararnos para acceder a la quietud de la postura de Yoga, y el poder de la quietud de la postura es permitirnos reconocer quiénes somos en realidad. Así, la práctica de las posturas de Yoga es una auto indagación en nuestra identidad real usando como base las sensaciones del cuerpo.




  • Viernes 7, 10:00 a 13:.00: Fortaleciendo el cuerpo a través de la práctica de posturas de Yoga
Hoy por la mañana Godfrey Devereux nos ha guiado por una sesión cuyo tema era “Fortaleciendo el cuerpo con las posturas de Yoga”. En el enfoque del Yoga Dinámico las posturas se practican con todo el cuerpo activo, de forma que pies, piernas, manos, brazos, musculatura de la columna, etc. colaboran en mantener la postura, apoyándose todas las partes entre sí. Por ejemplo, si practicamos navasana, sentados con las piernas levantadas y el cuerpo inclinado hacia atrás, ello puede hacerse con los músculos del abdomen, lo cual nos cansará en seguida, o puede hacerse activando pies, piernas, manos y brazos, así como los músculos que alargan la columna y los oblicuos abdominales, con lo cual podrá hacerse más tiempo, con mejor alineación y menor esfuerzo. Este tipo de músculos estructurales más profundos, relacionados con mantener la verticalidad (como los que alargan la columna o los oblicuos) son los que la práctica de Yoga Dinámico tiende a fortalecer más, y son los más importantes, pues sí los mantenemos fuertes no nos iremos encorvando con la edad.



  •  Viernes 7, 19:00 a 21:00: Abriendo el cuerpo a través de la práctica de posturas de Yoga

La sesión de la tarde se titulaba “Abriendo el cuerpo a través de las posturas de Yoga”. Cuando se habla de “abrir” en las posturas de Yoga se suele pensar en la extensiones hacia atrás, porque abren la parte frontal del cuerpo, que solemos sentir mucho más. No obstante, en las extensiones hacia atrás se abre la parte frontal del cuerpo y se cierra la parte trasera. En las flexiones hacia adelante ocurre exactamente al revés. Dicho esto, la sesión de la tarde estuvo dedicado a la extensiones hacía atrás, llevadas a cabo gradualmente y con mucha sensibilidad. Es muy importante en estas posturas alargar la zona lumbar dentro del acortamiento hacia atrás que se da, para que esta delicada zona no sea dañada. Es una zona donde nunca deberíamos experimentar sensaciones fuertes, siempre debería haber casi ausencia de sensación. Si sentimos la zona lumbar es que la estamos forzando.
“Abrir el cuerpo” tiene un significado mucho más profundo. Significa una auto indagación en la cual, con la inteligencia del cuerpo, sentimos lo que realmente está ocurriendo en él y, con la inteligencia de la mente, clarificamos lo que estamos sintiendo. Esto puede hacerse sin acción alguna, y la sesión terminó con una meditación guiada por Godfrey al respecto. La ventaja de llevar a cabo esta indagación con las posturas de Yoga es que el rango de lo que podemos experimentar es mayor. Y así, con esta actitud de indagación, vamos yendo de las sensaciones más obvias, a sensaciones más y más sutiles, donde hay mucha menos certeza, la inteligencia de la mente tiene menos que decir, y hay mucho mayor disfrute. Y hablo de ese disfrute que no es resultado de nada, sino que es lo que somos…




  • Sábado 8, 10:00 a 13:00: Integrando el cuerpo a través de la práctica de posturas de Yoga
  • Sábado 8, 15:00 a 18:00: Integrando cuerpo y mente a través de la práctica de posturas de Yoga
 
La sesión de esta mañana en el taller con Godfrey ha ido sobre la integración del cuerpo con la práctica de las posturas de Yoga. Como siempre, estas cuestiones las investigamos indagando en la experiencia a través de una sesión de Yoga. Y es que en la práctica del Yoga Dinámico todo el cuerpo se activa en conjunto par proteger los puntos débiles que pueden ser dañados por una práctica poco cuidadosa: las articulaciones. Así en cualquier postura el ensanchamiento y alargamiento de los pies, a través del alargamiento de las piernas, puede ayudar a que las caderas se coloquen en la posición correcta;  y el ensanchamiento de las manos, a través del alargamiento de los brazos, puede ayudar, además de a mantener los hombros relajados y la parte de atrás de la espalda ancha y abierta, a mantener, a través del alargamiento de la columna, la caja torácica lejos de las caderas, ayudando así en el alargar de la columna. Cuando se practica así todo el cuerpo se va integrando y experimentando como un todo, captando lo impactos que la acción en una parte del cuerpo tiene sobre el resto de partes.
Por la tarde indagamos sobre la integración del cuerpo y la mente gracias a la práctica de las posturas de Yoga. Y es que siempre que sentimos el cuerpo la mente está presente seamos conscientes de ello o no. Puede estar presente imaginando o anticipando según el conocimiento previo, o poniendo claridad a lo que realmente está sucediendo a través de una interpretación certera. Este último aspecto es el interesante para la práctica de Yoga: la inteligencia de la mente interpretando bien lo que la sabiduría del cuerpo nos está diciendo a través de las sensaciones y decidiendo cuál es la acción adecuada de acuerdo a nuestras sensaciones. Esa sería la forma ideal de practicar: sin saber previamente lo que vas a hacer, dejarte guiar por la inteligencia del cuerpo bien entendida por la inteligencia de la mente.



  • Domingo 9, 10:00 a 13:00: Integrando cuerpo, mente y espíritu a través de la práctica de posturas de Yoga
  • Domingo 9, 15:00 a 18:00 Nutriendo cuerpo, mente y espíritu a través de la práctica de posturas de Yoga
 
La sesión de la mañana de hoy iba sobre la integración del cuerpo, la mente y el Espíritu a través de la práctica de las posturas de Yoga y la de la tarde sobre la nutrición de estos 3 aspectos a través de las posturas de Yoga. Godfrey nos fue guiando de las sensaciones más obvias a aspectos más sutiles, hasta invitarnos a percibir lo más sutil de todo, eso que es universal y que si contactas con ello sólo provoca un deleite que no es provocado por nada. Y es que podemos decir que todas las demás búsquedas de placeres no son más que gratificaciones sustitutorias ante la intuición de ese gozo que es nuestra naturaleza real con la que hemos perdido contacto. Y es que ese es uno de los aspectos del Espíritu: el gozo o dicha. También podemos decir que es eso que se da cuenta, que es consciente de las sensaciones de la inteligencia del cuerpo y de las interpretaciones de la inteligencia de la mente, o que es el espacio en que cuerpo y mente (y de hecho todo) surgen. Así, la práctica de las posturas de Yoga puede ayudarnos a cultivar el acceso a la inteligencia del Espíritu, abarcando e integrando ésta a las inteligencias del cuerpo y la mente.
No puedo más que sentir un profundo agradecimiento hacia Godfrey Devereux por la profunda y sofisticada investigación por la que nos ha guiado estos 4 días a través de la práctica de las posturas del Yoga. Con él esta práctica se merece realmente el nombre de Yoga.