El Laberinto Interior


Al acabar  taller que realizamos el 27 de febrero en el Centro Psicointegral.es de Gijón, uno de los asistentes, Rubén Vidorreta, nos obsequió con este poema, que con su permiso comparto:


EL LABERINTO, MI LABERINTO
Pensamientos que forman laberintos,
Laberintos de ideas,
Ideas que se transforman en laberintos de acciones,
Acciones que nos llevan por laberintos de reacciones,
Laberintos de reacciones que se convierten en impulsos,
Impulsos que nos conducen a un laberinto de engaños y desengaños,
Engaños y desengaños que son aciertos y desaciertos,
Y que nos conducen por un laberinto de conciertos y desconciertos,
Que nos afinan y desafinan, sinfonías de amores y desamores,
Amores y desamores que nos sumergen por laberintos de pasiones y depresiones,
Pasiones y depresiones que nos producen risas y llantos,
Y que nos guían por laberintos de subidas y descensos a los cielos y a los infiernos,
Cielos e infiernos donde aprendemos si desaprendemos,
Donde nos encontramos y desencontramos, con laberintos de ropajes y vestidos,
Ropajes y vestidos que nos ponemos y nos quitamos,  en un carrusel continuado de emociones y sentimientos,  que con frenos  y desenfrenos nos sumergen de lleno en nuestro mayor  laberinto,
El laberinto de nuestro Yo, donde viven y anidan nuestros infinitos rostros, nuestros amados  y odiados Yos.
Yos que somos y que no somos, que están en nuestro laberinto para usarlos y desusarlos, dependiendo de nuestra consciencia o inconsciencia.
Laberinto por el que podemos estar vidas navegando sin rumbo, pero que al mismo tiempo, y usando nuestra plena consciencia, nos situamos en el centro mismo de él, aquí y ahora, donde está nuestro verdadero Yo, el inmutable, el observador, donde olvidamos ese mismo laberinto que es nuestra mente, y vivimos solo desde nuestro corazón.
Donde experimentamos el verdadero amor, el amor incondicional, donde impera la auténtica paz y la serena alegría de SER YO, DE ESTAR, DE SIMPLEMENTE SER.
Donde para esta pregunta, ¿Quién  SOY?, solo hay una respuesta: “YO SOY”
Rubén Vidorreta. Agosto 2015